martes, 19 de marzo de 2013

FELIZ DÍA DEL PADRE Migas extremeñas

Feliz día del Padre,
Buenos días a todos!!
Hoy os voy a presentar la mejor receta de este blog, no importa cuántas recetas pasen por aquí, da igual si este blog me dura toda la vida o lo abandone mañana mismo, por muchas recetas que pasen, más ricas, mejor hechas, más originales, más vanguardistas, más sanas, más complejas, más sencillas,  no importa nada de eso… ésta SIEMPRE será la mejor.

Esta receta forma parte de lo que soy, de mis recuerdos, del sabor de mi infancia, de las mañanas de domingo en casa de mis padres, de mis celebraciones, aquellas donde estábamos todos y nos sentábamos todos en la mesa con la cuchara en la mano.

No hay en el mundo receta más rica que ésta, porque era mi favorita, siempre lo ha sido y porque la hacía MI PADRE.

Mi padre no era hombre de regalos, de halagos fáciles, pero si te mandaba un tuppercito lleno de migas a casa es que te quería de verdad.

Aún recuerdo los domingos cuando nos levantabamos y estaba mi padre haciendo migas, la cocina llena de ajos pelados, pimientos cortados, panceta ibérica y choricito en rodajas y migas, migas por todas partes, porque las cortaba a cuchillo y hacía para un regimiento. Y madre de pinche, organizando la cocina, porque mi padre era un cocinillas y le encantaba levantarse a las 7 para ponerse al lío, pero la cocina… hecha una pena jajaja y mi madre detrás de él aguantando estoicamente.

Ese olor… forma parte de mi vida y no tengo un recuerdo gastronómico tan fuerte como el de esos momentos.

Esta receta no quiere ni pretende parecerse a las que él hacía, porque no le llego ni a la altura de los zapatos, sólo que impulsada por la añoranza, he buscado recetas y he intentado hacerlas. Mira que siempre me ha encantado husmear en la cocina, con las migas... nunca. Eran suyas.

Te quiero Papá, qué raro es pasar este día y no poder abrazarte. Cuánto he perdido, cuánto se queda en mi recuerdo sabiendo que no volverá, pero por otra parte sé que he sido muy feliz y que sólo tengo que cerrar los ojos y aspirar fuerte para volver a sentirlo, para volver a olerlo.

Gracias por grabar en mi mente estos recuerdos hermosos que me han ayudado a ser lo que soy y a crecer como persona, no sólo estos, muchísimo más.

Felicidades papá allí donde estés, porque estoy segura que en esa Estrella hoy estarán todos alrededor de un caldero, comiendo tus migas.


Migas hechas por mi padre. Nieves me pasó esta foto que guardo como un tesoro. ¡GRACIAS CARIÑO!


INGREDIENTES. (4 personas)

Paquete de pan cortado para migas (500 gr). Se puede encontrar fácilmente en panaderías (en ahorramas e Hipercor también los he visto)
1 cabeza de ajo.
3 Pimientos verdes italianos.
1 pimiento rojo de asar grande.
300 gr de panceta ibérica. Se puede sustituir por un taco de bacon (panceta ahumada)
4 chorizos de guisar.
Aceite de oliva virgen extra.
Pimentón de la vera
Agua
Sal

En un bol grande volcamos las migas y echamos poquito a poco agua para que se humedezcan (creo que será suficiente con algo más de medio vaso de agua). La miga no debe estar empapada, simplemente humedecida.


En el caldero o sartén que vaya a hacer las migas (debe ser grande) ponemos aceite de oliva virgen extra a calentar (mínimo un dedo de fondo) y echamos los ojos pelados y cortados por la mitad (si sois muy ajeros podéis echar más, a gusto del consumidor). Cuando estén dorados retiramos y reservamos.



Echamos ahora en ese mismo aceite los pimientos verdes y rojos, limpios y troceados en cuadrados grandes, cuando estén bien fritos retiramos y reservamos.



Ahora es el turno de la panceta y los chorizos de freirlos y reservarlos.

Si en algún momento se necesita más aceite podéis añadirle más. Tened en cuenta que lo que le da el sabor a la miga es el aceite donde hemos frito el resto de ingredientes y como veis la receta no es light, así que ya puestos, no escatiméis en aceite. En su justa medida eh?? Tampoco queremos migas aceitosas.
Ahora en ese aceite volcamos las migas poco a poco y vamos removiendo sin parar. Si la miga está jugosa por el agua, al freirla en el aceite quedará crujiente por fuera y sabrosa por dentro.La proporción de agua hay que hacerla a ojillo e ir añadiendo según vayamos viendo si es que fuera necesario (siento no poder ser más precisa)

Cuando tengamos las migas bien rehogaditas en el aceite añadimos el pimentón y volvemos a remover, las probamos y si fuera necesario rectificamos de sal.Ahora añadimos el resto de los ingredientes.Las migas ya están listas.





Muchos besos para todos y un humilde consejo ¡¡besad mucho a vuestros padres!!

5 comentarios:

  1. Que post tan bonito ... Yo probé esas migas...y ay omá!!! Un beso amiga..y fuerza...Muuuuak

    ResponderEliminar
  2. Que palabras tan bonitas y llenas de amor..un besazo amiga.
    No se si osaré a hacer esta gran receta,la verdad es que en mi familia tambien era la especialidad de otro gran hombre,y si quería unas migas sólo tenía que llamar a mi abuelo para poder deleitarme con ese gran plato.Pero ya que estos grandes hombres ya no estan entre nosotros para darnos ese gran placer, abra que liarse la manta a la cabeza e intentarlo al menos.Gracias Mari por tu generosidad al darnos este paso a paso de un plato tan especial para ti.Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Espectacular receta, maravillosas palabras, bonitos recuerdos imborrables y un consejo para hacerle caso. Que orgulloso tiene que estar tu padre de ti por todo allá donde este. Te quiero Maribel Z.M.

    ResponderEliminar
  4. Mari que bonito, ya puede estar tu padre bien orgulloso de tí, y seguro que te acompañará siempre. Te quiero

    ResponderEliminar
  5. Qué post tan bonito,tu padre estará orgulloso de ti allá donde este.un beso

    Y por supuesto las migas riquísimas

    ResponderEliminar