miércoles, 10 de abril de 2013

PAN DE ESPELTA INTEGRAL

Cuánto tiempo sin aparecer por aquí!!

Problemas técnicos me lo han impedido. Mi portátil dijo que no quería encenderse y eso ha retrasado tanto un nuevo post.
Pero aquí estoy para quedarme, siempre que mi Sr. Portátil me lo permita, además ahora tengo 10 díitas de vacaciones y ya tengo varias recetas en mente.

La receta de hoy es un poco especial, llevo un par de meses en que mi alimentación ha cambiado mucho.
Llevo mucho tiempo dándole vueltas a esto y siempre cambiar de hábitos supone un gran esfuerzo.  Después de múltiples intentos (los que me conocen lo saben), un día impulsada por un cúmulo de circunstancias (entre otras razones los numeritos que vi en la basculita) me cambió el chip  y me di cuenta de que así íbamos mal. Ya no sólo por el peso, que es una razón pero no la única ni la más importante, sino por cuidarme, por salud y también por verme mejor.

Esto no afectará para nada al blog (o sí, no lo sé) pero mi intención es que sigan apareciendo recetas de todo tipo y por supuesto caprichos, porque si nuestra tónica general es cuidarnos, comer sano y hacer deporte, seguir disfrutando de cosas que nos encantan, creo que es hasta necesario y tengo clarísimo que a eso no voy a renunciar.

Uno de los principales cambios que he hecho ha sido cambiar mi forma de comer hidratos de carbono sobre todo pastas, arroces, harinas y pan. Creo que hay pocas cosas en el mundo que me guste tanto, antes podría haberme alimentado de pasta y paella todos los días de mi vida, pero después de varios bajones de azúcar y digestiones muy pesadas donde al poco tiempo me moría de hambre, ésta era uno de las primeras cosas que yo tenía que cambiar. Así que me he pasado a lo integral: pasta y arroz integral, pero integral puro, porque después de leerme casi todas las etiquetas del súper donde pone integral resulta que de integral nada y que siguen siendo los mismos ingredientes a los que le añaden el salvado.

Los beneficios de los hidratos  complejos (pastas, arroces, harinas, pan integrales) frente a los simples (pastas, arroces, harinas, pan refinados) son múltiples y hay información por todas partes, yo no los voy a enumerar pues no soy experta en nutrición ni muchíiiiisimo menos pero después de la información que he leído he decidido incorporarlos a mi día a día, pero para nada de forma radical, si mañana mi madre me invita a comer a casa y me pone una paellita, me la comeré y la disfrutaré ¡porque me encanta!

Así que aquí os dejo con lo que desayuno cada mañana porque uno de los placeres que he descubierto con el cambio es hacer y hornear mi propio pan 100% integral en casa y comerme un par de rebanadas cada mañana para mí es todo un lujo.



¡Vamos a ello!



INGREDIENTES:

500 gr de harina de espelta trigo (Si queréis más info sobre la espelta y sus propiedades pinchad aquí)
75 gr de harina integral de trigo (he visto en muchas recetas que utilizan de harina de fuerza, supongo que el pan saldrá mejor, pero yo quería un pan 100% integral)
400 gr de agua
25 gr de levadura prensada
1 cucharada de sal
Semillas de sésamo y lino (opcional)



Yo esta receta la hago en la thermomix, pero igualmente se puede hacer a mano.

ELABORACIÓN SIN THERMOMIX

Templamos los 400 gr de agua con la cucharadita de sal y le incorporamos la levadura desmenuzada, removemos para que se disuelva.
Sobre una superficie en la que podamos  después amasar echamos la harina de espelta y la harina de trigo formando un montón, también es el momento de añadir las semillas.
En el montoncito haremos un huequito tipo volcán y sobre él verteremos poco a poco el agua sin parar de amasar hasta que queden los ingredientes integrados y una masa homogénea. No es necesario amasar durante mucho tiempo, con cinco minutitos será suficiente)

ELABORACIÓN CON THERMOMIX.

Ponemos en la thermomix el agua con la sal. 2 minutos. Temp. 37º. Velocidad 1
Añadimos la levadura desmenuzada 1 minuto. Temp 37º. Velocidad 4
Incorporamos las harinas, y las semillas. 30 seg. Sin temperatura . Velocidad 6
Ahora programamos 3 minutos.  la velocidad en la posición Vaso cerrado y pulsamos la tecla espiga



En ambos casos pasamos la masa a un bol y la dejamos reposar 1 hora.
Pasado este tiempo la sacamos del bol y lo ponemos en el molde donde lo vayamos a hornear.
Dejamos reposar otra hora.
Ahora metemos la masa en el horno precalentado a 200 grados calor arriba y abajo durante 35 minutos.
Lo sacamos del molde y lo dejamos que enfríe apoyado en una rejilla, para que enfríe mejor.

Y ya tenemos nuestro pan listo!!

Se trata de un pan denso, de esos que alimentan y con un sabor a integral integral, no ponséis que sale un pan delicado pero a mi ¡me gusta mucho!
Yo lo que hago es que cuando está frío lo corto en rebanadas y lo meto en el congelador en paquetitos de dos rebanadas y cada noche, saco un paquetito para que esté listo para la mañana siguiente. Con un pan tengo para unos diez días.
Además lo horneo en moldes de cake y así las rebanadas me caben en la tostadora!!








Yo que soy completamente novata en esto de hacer pan acepto sugerencias y mejoras!!!
Un beso grande y a ver si os animáis con el pan casero

2 comentarios:

  1. Bueno bueno Mari!! cuanto me alegra ver este post sobre la vida sana y nuestra linde !! Es una maravilla poder compartir con vosootras una vida sana y estar recetas que nos hacen sentirnos un poquito mejor y a cuidarnos con un mínimo esfuerzo y pequeños cambios de hábitos en nuestra alimentación.

    Yo el otro día hice el pan con harina de trigo integral y añadí pasas, lino , avena y una cucharadita de canela. Y esta buenísimo...con una aroma ...uhmmmm

    Un beso miga !! y a por la operación bikini !! Jajajaja

    ResponderEliminar