domingo, 30 de junio de 2013

MI EXPERIENCIA VEGANA: LOVING HUT

¡¡Muy buenas de nuevo a todos!!


Estoy de nuevo aquí para hacer una reseña de un nuevo restaurante donde tuve el placer de ir.

Esta vez la elección no fue mía, después de embaucar a mi amiga Ruth para ir al Tandoori Station (y bendita la hora, se me hace la boca agua de recordarlo) tenía pendiente que en la siguiente quedada ella eligiera el sitio donde ir.

Así que de nuevo repetimos la jugada y nos dimos una mañana de paseo, charla y buena comida por Madrid, cosas que realmente nos encantan.

Ruth, guiada por esta ola ‘healthy’ que nos asalta últimamente, me propuso ir a un restaurante vegano, que para quien no lo sepa se trata de un restaurante donde todos los ingredientes son de origen vegetal. Se diferencia del vegetariano en que tampoco usan leche, ni huevos ni nada que tenga procedencia animal.

Así que recomendada por una persona vegana, nos dirigimos al Loving Hut de Madrid en Calle de los Reyes 11 (cerquísima de Plaza de España).



Es una cadena que tiene restaurantes en 26 países y en España tiene 3 (Madrid, Valencia y Marbella), por si hay algún lector de este humilde blog (que sé que los hay) que no viva en Madrid y quiere visitar alguno.
Os copio parte de su filosofía que aparece en su página web:

Todos nuestros ingredientes son 100% veganos. Usamos vegetales orgánicos y productos no OMG siempre que sea posible para todos nuestros platos y bebidas, con especial atención a los ingredientes de abastecimiento de los productores locales para ofrecer a nuestros clientes la cocina más natural, sana y deliciosa.

Creamos un ambiente seguro y adecuado para familias y clientes de cualquier edad. Todas las zonas en nuestros restaurantes son 100% para no fumadores, y todas las bebidas son 100% sin alcohol.
Le extendemos una cordial invitación para venir a visitarnos a degustar nuestra cocina internacional preparados con sólo los ingredientes veganos más sanos.

El establecimiento es sencillo, con mucha luz, donde predomina el blanco. Siento que desde mi asiento no tuviera una mejor prespectiva . En el restaurante también había una pequeñita zona con libros e información sobre el modelo de vida vegano.


Era muy temprano cuando llegamos, así que había muy poquita gente, apenas un par de mesitas ocupadas, es lo que tiene ser mami y tener que recoger a los retoños a las 16:00 en la periferia de Madrid, fuimos pronto para comer con tranquilidad.



La persona que nos atendió fue realmente amable, cuando nos ofreció la carta estábamos un poquito desorientadas porque la verdad es que no sabíamos cual podría ser la especialidad, qué merecía la pena probar y también había muchos ingredientes totalmente desconocidos para nosotras.

Así que directamente le pedimos que nos aconsejara y ellas nos dijo: Podéis abrir la carta y con los ojos cerrados poner el dedo en cualquier parte de la carta, todo absolutamente todo está delicioso.

Así que nos lanzamos a la aventura y pedimos lo siguiente para compartir.

Rollitos del chef: Tofu, brotes de soja, proteína de soja, cebolla, repollo..



Los rollitos estaban correctos, quizá la salsa que los acompañaba tenía un sabor excesivamente tostado que particularmente creo que le restaba más que le sumaba, pero lo que es el rollito en sí, estaba bueno.

Albóndigas de mijo y soja. Servidas con salsa y verduras salteadas.



Exquisitas, tiernas, jugosas, para mí increíbles, la salsa perfecta, yo saboreé cada bocado. Al recoger el plato le dije a la camarera que ya quisieran las albóndigas de ternera y se echó a reir.

Brochetas: Calabacín, Pimiento, champiñón, tomate, proteína de soja, tofu, langostino vegano marinado en salsa y al grill.



También magnífica la brocheta, jugosa, en su punto, el langostino vegano bastante curioso, por lo que he podido averiguar está hecho a base de algas. A mi compañera de mesa fue lo que más le gustó.

Tienen también un buen surtido de postres, tartas, bizcochos etc pero nosotras no tomamos nada, pedimos una infusión digestiva y con eso pusimos fin a esta comida.

Creo que la relación calidad precio está muy bien (creo recordar que lo que véis más las infusiones, más las botellas de agua no salió por unos 15 euros?? por persona)
Tienen un menú del día a un precio bastante razonable (10 euros? no estoy segura) si trabajara por la zona (es una pena, pero no) comería allí muchos días.

Ya hay ambiente de verano, disfrutad del sol, de la buena energía, de la buena comida, de los amigos, de las vacaciones... cocinad cosas ricas y ¡sed felices!

3 comentarios:

  1. Doy fe de que el sitio está genial. Sin lujos ni excesos pero con una relación calidad precio estupenda! A ver si hacemos de estas escapaditas un hábito y vamos explorando rinconcitos de Madrid donde disfrutar de la buena comida y mejor compañia.

    ResponderEliminar
  2. Ahiii amiga has hablado con una propiedad.... Jajaja

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí, a explorar sitios¡

    ResponderEliminar